Pasar al contenido principal
  • 2 comments

La ciudad de Alicante ha sido uno de nuestros grandes descubrimientos de este año. De vuelta de nuestra ruta por Italia en furgoneta camper, nos fuimos a esta ciudad a pasar allí el invierno. Nos encantó tanto su casco histórico como sus alrededores, llenos de pequeños lugares curiosos que creemos que no te puedes perder. Su envidiable clima lo convierte en un destino ideal para visitar tanto en verano como en cualquier otra época del año.

Es además una ciudad "pequeña" y accesible que se puede visitar y disfrutar en solo un fin de semana. Estas son nuestras recomendaciones de todo lo que no puedes dejar de hacer en Alicante (ciudad). Además, la mayoría de planes que proponemos son gratis, y los que cuestan, cuestan muy poco ;)

1. Visitar el castillo de Santa Bárbara

Imagen
Vistas del puerto de Alicante desde el Castillo de Santa Bárbara
Vistas del puerto de Alicante desde el Castillo de Santa Bárbara.

Esta fortaleza de finales del siglo IX es uno de los principales puntos históricos de la ciudad. Se encuentra en el monte de Benacantil a 166 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Incialmente ocupada por los musulmanes, fue reconquistada por Alfonso de Castilla el día de Santa Bárbara, concretamente el 4 de diciembre del año 1248 (de ahí su nombre). La fortificación del castillo vino después, junto con otras reformas posteriores que la convierten en lo que es a día de hoy. La fortaleza estuvo abandonada hasta el año 1963, cuando se abrió al público.

Imagen
Silueta de la cara del moro en el Castillo de Santa Bárbara
"La cara del moro" en el Castillo de Santa Bárbara. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

El castillo es también famoso por su silueta conocida como "La cara del moro", ya que a medida que te vas alejando del castillo se puede intuir (con un poco de imaginación), la cara de un guerrero musulmán de perfil. ¿Lo ves en la foto de arriba?

El mejor sitio para ver la cara del moro sería desde la playa del Postiguet.

Se puede visitar realizando un tour guiado gratuito de 2 horas de duración, donde te enseñan las dependencias del castillo y te cuentan todas las historias que lo rodean.

Aunque la visita es gratis, ten en cuenta que hay varios accesos y si escoges el del túnel bajo la montaña que te lleva al ascensor, tendrás que abonar 2,70€ por el uso de dicho ascensor. Si prefieres ahorrártelos, puedes entrar por la parte de arriba del castillo, desde el Parque de la Ereta.

Imagen
Túnel de entrada al Castillo de Santa Bárbara desde abajo
Túnel de entrada al Castillo de Santa Bárbara desde abajo. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Dentro del castillo se organizan también conciertos, cuentacuentos y otras actividades gratuitas que puedes consultar desde la web del ayuntamiento de Alicante.

2. Pasear por el barrio de Santa Cruz

Imagen
El barrio de Santa Cruz (Alicante)

Está considerado como la zona más colorida de la ciudad con sus fachadas blancas y sus maceteros llenos de flores. Se encuentra en las inmediaciones del Castillo de Santa Bárbara. Eso sí, prepárate a hacer piernas porque está lleno de escaleras y cuestas.

Además, si viajas a Alicante en el mes de mayo, ten en cuenta que la primera semana se celebra en el barrio la fiesta de las Cruces de Mayo en la que calles y fachadas se llenan de cruces hechas con flores, lo que le da un aspecto de lo más encantador. Nosotros estuvimos en diciembre, así que ya tenemos una excusa para volver.

3. Admirar la fachada de la Basílica de Santa María

Imagen
Puerta barroca de la Basílica de Santa María (Alicante)
Puerta barroca de la Basílica de Santa María (Alicante). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

A escasos metros del barrio de Santa Cruz encontrarás esta iglesia del siglo XIV (la más antigua de la ciudad), que destaca por su llamativa puerta barroca. Si te apetece entrar, la visita es gratis.

4. Hacerte una foto en la Calle de las Setas

Imagen
La calle de las setas en Alicante
La calle de las setas en Alicante. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Otra cosa que no te puedes perder es su famosa "Calle de las Setas". Realmente se llama calle de San Francisco y es una calle peatonal llena de comercios, en la que se han instalado unas simpáticas estatuas con forma de setas en las que habitan caracoles.

Llevan decorando Alicante desde el año 2013 y, pese a que en su momento generaron algo de polémica (ya sabes que nunca llueve a gusto de todos), lo cierto es que se han convertido en otro atractivo turístico de Alicante. Solo tienes que pasear un rato entre ellas para darte cuenta de que muchos turístas, entre los que nos incluimos, se paran a hacerse fotos con ellas. Porque oye, le dan un aire original y simpático a la ciudad y la llenan de una magia (aunque sea artificial) que siempre se agradece. A nosotros nos gustó mucho. Decir que las luces navideñas también le daban un extra de encanto.

5. Recorrer la explanada de España

Imagen
Paseo Explanada de España en Alicante
Paseo Explanada de España en Alicante. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Frente al puerto de Alicante, encontrarás la Explanada de España. Este paseo de casi 500 metros destaca por el mosaico de mármol de su suelo con 3 colores y formas que parecen imitar las olas del mar. Con palmeras y restaurantes y terrazas a ambos lados, es un lugar ideal para pasear o simplemente sentarse a tomar algo y observar la vida de la ciudad.

Al inicio del paseo, verás uno de los edificios más bonitos de Alicante: la Casa Carbonell. El edificio, con su gran fachada blanca, pertenece a una familia dedicada al mundo textil y fue construido por el arquitecto J. Vidal Ramos.

Para no perderte ningún detalle de la ciudad, te recomendamos reservar un free tour por Alicante como este, donde te lleven a este y otros lugares emblemáticos de la ciudad.

6. Sorprenderte con los ficus del Parque de Canalejas

Imagen
Ficus milenario del Parque Canalejas (Alicante)
Ficus milenario del Parque Canalejas (Alicante). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

La Explanada de España desemboca en el Parque de Canalejas, famoso por sus ficus milenarios que a nosotros nos impresionaron. Verlo en foto nunca es igual de alucinante que cuando tienes ese pedazo de ejemplar enfrente...

El nombre común de la especie es "Higuera Australiana" ya que este es su origen y pueden medir hasta 50 metros de altura. La ciudad de Alicante presume de tener un total de 23 ejemplares registrados.

En este parque encontrarás también artistas callejeros, ferias y mercadillos variados en diferentes momentos del año.

7. Tomarte un vino en el Mercado Central de Alicante

Imagen
Dos copas de vino

Es el mercado de abastos principal de la ciudad, con más de 5.000m2, donde puedes comprar productos típicos de Alicante como el famoso turrón, o tomarte un vino D.O. (o lo que te apetezca) en alguno de sus puestos. Fue construido por J. Vidal Ramos, el mismo arquitecto que diseñó la Casa Carbonell. Se construyó entre los años 1911 y 1912.

En él se puede ver una inscripción en memoria de las víctimas de un ataque aéreo especialmente mortal que tuvo lugar el 25 de mayo de 1938 en plena Guerra Civil Española, cuando este se encontraba repleto de civiles comprando. Los bombardeos se cobraron 300 vidas aquel día, aunque los afectados fueron muchos más.

Para descubrir esta y otras historias, puedes reservar un free tour de leyendas y misterios de Alicante aquí.

8. Visitar los refugios anti-aéreos de Alicante

Imagen
Un refugio antiaéreo
Un refugio antiaéreo cualquiera

Concretamente se hicieron 94 refugios de este tipo en toda la ciudad para cobijar a la población durante los bombardeos que tuvieron lugar en la Guerra Civil. Actualmente se pueden visitar solo algunos como el de la plaza Belmis y el de la plaza Seneca. La entrada general cuesta 5€ pero es necesario reserva previa.

9. Relajarte en sus playas de arena blanca

Imagen
Playa de San Juan (Alicante)
Playa de San Juan en diciembre (Alicante). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Una vez concluida la visita a la ciudad, no puedes irte sin acercarte a cualquiera de sus playas, ya sea para darte un chapuzón en verano o para pasear descalzo en invierno. Las playas de Alicante tienen buena fama: están cuidadas y son de una arena blanca muy muy fina.

La playa más cercana al centro de la ciudad es la playa del Postiguet.

Otra playa muy recomendable un poco más lejos, a unos 8km de Alicante, es la playa de San Juan. Tiene unos 3km de longitud y un paseo muy bonito con chiringuitos varios. Si coincide que vas el 23 de julio, recuerda que ese día tiene lugar la Noche de San Juan. No te olvides de saltar la hoguera y dar 7 saltos en el mar para atraer a la suerte.

10. Coger un ferry a la Isla de Tabarca

Imagen
Playa en la Isla de Tabarca (Alicante)

Vale, este plan no es gratis... Pero nos parece tan chulo, que teníamos que meterlo.

La isla de Tabarca es la isla más grande y la única habitada de toda la Comunidad Valenciana, con solo 50 habitantes habituales. Tiene una longitud de 1.800m y 450m de ancho. En realidad se trata de un archipiélago ya que además de Tabarca, cuenta con 3 islotes.

En Tabarca además de ir a la playa y hacer snorkel en sus cristalinas aguas, puedes visitar su iglesia, su faro y su museo.

La opción más cómoda para visitarla es coger un ferry de ida y vuelta a la isla de Tabarca que puedes reservar con antelación desde aquí para asegurarte plaza. Ten en cuenta que el trayecto a la isla es largo... Ténlo en cuenta si tiendes a marearte al navegar.

----

¡Cuéntanos! ¿Qué te ha parecido Alicante? ¡Nosotros volveríamos mañana mismo!

    Comentarios

    Ana (no verificado) Mié, 16/03/2022 - 07:48

    Me encanta el contenido del blog. Soy fan. No conozco Alicante todavía pero por todo lo que contáis ya es uno de los destinos para visitar que tengo pendiente. Gracias por la info. La vida viajando se disfruta más. Gran filosofía de vida.

    CarolyAlex Mié, 16/03/2022 - 11:46

    En respuesta a por Ana (no verificado)

    ¡Mil gracias Ana por tu comentario! Ya nos dirás qué te parece Alicante si te animas a visitarlo. A nosotros nos gustó un montón. Además en la provincia también hay un montón de pueblos chulos ;) ¡Un saludo!

    Te puede interesar...

    Comparte!