Pasar al contenido principal

¿Pensando en camperizar tu furgo tú mismo/a? ¡Buena elección! ¿O no?... Nosotros lo hemos hecho, de forma Low Cost y sin haber hecho nunca nada parecido. En los videos que subimos a Youtube, todo parece súper fácil y súper bonito. Pero... ¿es realmente así? Hoy os vamos a desvelar, LA VERDAD, la peor parte de camperizar uno mismo… Y los motivos por lo que aún así, compensa.

Las 10 peores cosas de camperizar uno mismo

1. El lugar donde camperizas

A no ser que tengas un garaje, local o terreno apropiado, camperizar te será complicado.

Nosotros empezamos camperizando en un polígono, y la lluvia, el viento, no tener acceso a luz o tener que cargar y descargar la furgo cada día, complica las cosas.

Imagen
Camperizando en un polígono industrial
Camperizando en un polígono industrial. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

2. Discusiones

Si camperizas junto a tu pareja, vais a discutir sí o sí. Porque como ninguno de los dos tenéis ni idea de lo que hacéis, recurriréis cada dos por tres al famoso “déjame a mi que tú no sabes”.

Siempre creímos que la convivencia era la prueba de fuego para toda pareja, pero no: camperizar lo es.

3. Momentos de crisis

Empezarás con toda la ilusión del mundo, pero a medida que avanzas, empezarán los problemas y te irás saturando.

Eso que parecía tan fácil en Youtube, no lo es tanto… Y tendrás tus momentos de “crisis” en los que te sientas incapaz de avanzar.

Lo mejor en esos momentos: tomarse un descanso, y retomar al día siguiente con más fuerza.

Imagen
Crisis y problemas durante una camperización
Crisis y problemas durante una camperización. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

4. Chapuzas varias.

Si no has nacido para el bricolaje y a eso le sumas que quieres terminar cuánto antes para poder irte a viajar lo más pronto posible… el resultado es… alguna que otra chapucilla a la vista.

Estamos súper contentos con nuestra furgo, pero seamos sinceros: no tiene las calidades que te puede ofrecer una empresa de camperización especializada.

Si no eres muy quisquilloso, tranquilo. Te enamorarás de tu furgo pese a que las luces del techo no estén alineadas y aunque la pintura color madera de tus muebles tenga 3 o 4 tonalidades distintas :D

5. Tiempo invertido.

Mientras camperizas, tus amistades, familia y aficiones, pasarán a ser secundarias y tooodo tu tiempo libre lo dedicarás a camperizar, camperizar y camperizar. Ni siquiera verás la siguiente temporada de La Casa de Papel a la que estabas tan enganchado, sencillamente, por falta de tiempo.

6. Problemas.

Por mucho que lo hayas planificado todo al milímetro, aparecerán problemas e imprevistos con los que no contabas:

Pues parece que el depósito que ibas a poner bajo el mueble de cocina ya no está disponible, y no encuentras ningún otro que te quepa. Habrá que cortar el mueble un poco más y rezar para que no se desmonte…

Y ahora resulta que la nevera no cabe en el hueco que teníamos para ella. ¿La cambiamos de sitio?

Lo bueno es que al final, siempre se encuentra una solución.

7. Accidentes.

Si no estás muy acostumbrado a manejar ciertas herramientas, quizá te perfores un dedo con el taladro o te achicharres la cabeza mientras pones la claraboya en pleno mes de agosto a las 16 de la tarde.

También los chichones irán que vuelan al principio, sobretodo si tu furgo es bajita y tu eres alto.

8. Homologar.

Aunque luego no sea para tanto, en el momento de empezar los papeleos, será tu peor pesadilla y tu principal motivo de insomnio.

¿Le caeré mal al de la ITV? ¿Se caerá la furgo a cachos en cuánto se suba el ingeniero?

Imagen
Pesadilla homologar furgoneta camper
Pesadilla homologar furgoneta camper.

9. La camperización sin fin.

Sí, porque una camperización, nunca termina. Cuando crees que lo tienes todo, te vas a viajar y a la vuelta, se te ocurren cosas nuevas que te harán el viaje más cómodo:

¿Y si ponemos un portarrollos para el papel de cocina? ¿ampliamos el mueble superior para tener más espacio de almacenaje? Ya no hay remedio. Te has vuelto un yonkie de camperizar y ya no sabes cómo parar.

10. Dinero invertido.

Te dolerá un poco mirar tu cuenta y ver lo que te has gastado. Porque seguro que te gastarás más de lo que habías planificado inicialmente… así que antes de empezar, ten siempre en cuenta dejar un margen para imprevistos.

Imagen
Gasto de camperizar una furgoneta
Gasto de camperizar una furgoneta. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Y sabiendo todo esto… ¿volveríamos a camperizar una furgo nosotros mismos? ¿compensa? Sí, sin lugar a dudas, y estos son los motivos:

Los 5 motivos por los que merece la pena camperizar uno mismo

1. Te saldrá más barato:

Hacerlo tu mismo, te permite tener una furgoneta camper, que de otra manera, quizá estaría fuera de tu alcance. Porque lo más caro del proceso, siempre es la mano de obra.

Si te sobra la pasta y puedes permitirte pagar porque te la hagan, por supuesto que nos parece la mejor opción. Aquí te dejamos un video contando al detalle cuánto cuesta camperizar una furgoneta (cuánto nos hemos gastado nosotros) y cómo abaratarlo aún más.

2. Tendrás una furgo, 100% a tu gusto:

Que sí, que una empresa especializada te va a hacer una furgo preciosa y súper funcional… pero cuando la haces tú, la haces exactamente como la quieres (o como buenamente eres capaz de hacerla XD).

Imagen
Pasando el día en furgoneta camper en Playas Blancas (Mombeltrán, Gredos)
Nuestra furgoneta camperizada. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

3. No habrá problema que se te resista:

Si se estropea cualquier cosa de la instalación de aguas o de electricidad, sabrás exactamente dónde tocar para repararlo. Porque te conoces cada rincón de la furgo, como la palma de tu mano.

4. También habrá momentos divertidos:

No todo va a ser discutir... ¡Las risas también están garantizadas durante una camperización!

5. Realización personal:

Por último y lo mejor de todo, será que te sentirás súper realizado: En serio, cuando terminas, te sientes como un superhéroe y miras a tu furgo con ojos de enamorado. No te puedes creer que eso lo hayas hecho tú y sientes una gran satisfacción personal que hace que todo el esfuerzo y tiempo invertido, hayan valido la pena.

---------

¿Qué nos dices? ¿Te animas? Ten claro que no todo será bonito... pero como dice el dicho: “Sarna con gusto, no pica”.

Si ya tienes tu furgo camperizada por ti mismo, o estás en ello, nos encantará que nos cuentes tu experiencia en comentarios.

¡Comentar es gratis! ;) Y siempre se agradece...

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Pareces humano pero... ¡demuéstralo! No queremos robots en nuestra web...
17 + 3 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Comparte!