Pasar al contenido principal

Si tienes un coche, furgoneta o autocaravana diésel a partir del año 2006 (y ahora también gasolina), te interesará este artículo. Quizá no lo sepas, pero tu vehículo tiene un filtro llamado FAP, que necesitas conocer para evitarte problemas y averías que pueden salirte muy pero que muy caras...

Y es más común de lo que parece... Este artículo perfectamente podría llamarse "¡**** FAP!", pero a google no le gustan las palabrotas, así que nos pondremos finos. Te explicamos todo lo que necesitas saber más abajo.

1. ¿Qué es el FAP?

Imagen
Emisiones contaminantes CO2

El FAP (Filtro Antipartículas o Filtro de Partículas) es un sistema antipolución que llevan los vehículos modernos, principalmente diésel a partir del año 2006 y desde hace unos 5 años, también vehículos a gasolina.

Su objetivo es ayudar a limpiar los gases CO2 que se generan de la combustión, antes de que lleguen al tubo de escape, para reducir las emisiones contaminantes. Además, según la OMS, las partículas de los motores diésel, son cancerígenas, por lo que se puede decir que hay un beneficio doble de este tipo de filtros: para el medio ambiente y para nuestra salud.

Fue el grupo PSA el que hace unos 20 años empezó a montar este sistema de filtro FAP en sus vehículos, en algunos casos acompañado del aditivo Eolys (el conocido como AdBlue) que va en otro depósito y también se encarga de facilitar la quema del hollín para reducir emisiones.

Otras marcas llaman a este filtro DPF, del inglés Diesel Particulate Filter.

Se encuentra en los bajos del vehículo, un poco antes del tubo de escape y de él salen varios sensores (de temperatura de gas y de presión). Dependiendo del modelo, un Filtro de Partículas puede tener uno o más sensores. Hasta 4 hemos llegado a ver....

2. ¿Cómo regenerar el FAP? ¿Cómo funciona?

Imagen
FAP Filtro Antipartículas de una Nissan NV400
FAP Filtro Antipartículas de nuestra Nissan NV400. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Este filtro se regenera "solo". En principio no hay que preocuparse por él porque cuando sus sensores detectan que está sucio (lleno de toda la porquería recogida), él mismo se pone en marcha y se limpia a sí mismo o dicho de otra forma: se autoregenera.

Esta regeneración la suele hacer aproximadamente:

  • Cada 1.200km si conduces por carretera
  • Cada 400 o 600km si conduces por ciudad

Pero tiene trampa: solo es capaz de regenerarse si se conduce a una velocidad constante superior a 90km/h durante al menos 20 o 25 minutos. O en algunos modelos manteniendo el vehículo en una acelaración constante de 2.000 a 3.000 revoluciones por minuto. Para la regeneración, alcanza temperaturas en torno a los 600º centígrados ya que su trabajo consiste en incinerar la porquería recogida antes de que salga.

Es decir, si el sensor detecta que está sucio, esperará a que se den esas condiciones de conducción para la regeneración. Si a los 10 minutos de ponerte a conducir llegas a tu destino y paras, la regeneración para también y el FAP se queda sin hacer. El sistema es listo, así que lo volverá a intentar la próxima vez hasta que consiga regenerarse correctamente.

¿Cuál es el problema entonces? Que si se intenta regenerar varias veces y no es capaz de hacerlo (porque vas siempre pisando huevos, porque tienes un sensor roto o cualquier otro motivo), te aparecerá un testigo luminoso en el cuadro de mandos del vehículo junto con un mensaje de error: "Anomalía de polución" y/o "Revisar inyección". Es la forma que tu coche tiene de avisarte de que algo no va bien. Y lo decimos de primera mano, porque nos pasó durante nuestra ruta en furgoneta camper por Francia. En este video puedes ver qué pasó y cómo lo solucionamos:

En nuestro caso, teníamos mal el sensor de temperatura de gas. Lo detectamos gracias a un escáner de diagnósis OBD2 que compramos. Te explicamos todo sobre él en: ¿Cómo detectar averías electrónicas con una máquina de diagnosis OBDII barata y de bolsillo?

Si te pasa, aunque puedas seguir conduciendo, es el momento de poner remedio. Si no lo haces, puede acabar rompiéndose el propio FAP y entonces sí, prepara pasta...

3. ¿Cómo se que el FAP se está regenerando?

Imagen
FAP Filtro Antipartículas de una furgoneta Nissan NV400
FAP Filtro Antipartículas de nuestra Nissan NV400. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Por desgracia, solamente los vehículos más modernos incluyen un testigo luminoso que nos avisa de cuando el FAP está haciendo su trabajo para que seamos conscientes de ello y podamos dejarlo terminar. En la mayoría de vehículos un poco menos modernos, ese testigo no existe.

Pero el propio FAP nos da pistas. Cuando el Filtro Antipartículas se está regenerando, notarás que el consumo que te marca el ordenador de abordo, de repente se vuelve excesivo. Notarás también que el sonido del motor se vuelve mas tosco.

Si lo notas, no detengas el coche y sigue circulando hasta alcanzar los 20 minutos, y así el FAP podrá terminar su trabajo sin problemas. Si no te queda más remedio que parar, no pasa nada, lo volverá a intentar en otro momento.

4. ¿Cómo forzar la regeneración del FAP si no se hace solo?

Se puede hacer una regeneración forzada del FAP acudiendo a un taller especializado. Primero comprobarán donde está el fallo y verán si es necesario sustituir algún sensor (entre 70€ y 200€ por sensor más mano de obra). Después,  son capaces de forzar esta regeneración, con sus máquinas especializadas y el coche subido a un elevador, sin siquiera sacarlo a la carretera.

5. ¿Cuánto cuesta limpiar o sustituir el FAP?

Imagen
MEME cuanto cuesta el FAP Filtro Antipartículas

Si lo has dejado demasiado y el FAP está tan sucio que ya no se puede regenerar, ni forzando la regeneración, te quedan 2 opciones: limpiarlo o sustituirlo.

Limpiar el FAP en un taller te puede costar entre 200 y 300€. El trabajo consiste en desmontar todo el filtro FAP del sistema de escape, desmontar los sensores y con una máquina de presión, te limpian todas las impurezas que no se han podido quemar o regenerar por sí mismas, ya sea por obstrucción o por un sensor en mal estado.

Y si ni limpiándolo se puede recuperar, te tocará cambiarlo. Y sí, sustituir el FAP será tu peor pesadilla (al menos económica) ya que dependiendo del vehículo que tengas, te vas a gastar como mínimo 1.200€ más mano de obra. Gracioso, ¿no?

Se puede, pero no es legal, porque hacerlo supone contaminar. Hemos oído de gente que lo ha hecho (vacían el filtro de partículas en un taller y dejan de preocuparse por él). El problema vendrá cuando vayas a pasar la ITV, ya que te pasarán una maquinita que detecta cuando fue la última regeneración. Si ven algo raro o algún signo externo de que el filtro ha sido manipulado... puedes tener un serio problema llamado multa de hasta 7.500€.

7. Conclusión: Consejos para evitar problemas con el FAP

Imagen
Autopista de noche
  • Evitar conducir mucho por ciudad.
  • De vez en cuando, coge carretera y dale un poco de chicha a tu vehículo durante al menos 20-25 minutos.
  • Realiza bien todos los mantenimientos del vehículo para no tener sorpresas inesperadas.

Esperamos que te haya servido y, sobretodo, te deseamos que nunca tengas que enfrentarte al temido FAP. Por el bien de tu bolsillo.

Comparte!