Pasar al contenido principal

Si estás buscando para comprar un coche o furgoneta de segunda mano, lo normal es que te asalten mil y una dudas. Seguro que has visto algún gran chollo y te preguntas si no esconderá alguna trampa... ¿Lo barato sale caro? Normalmente, sí.

Tras haber trabajado varios años en compraventas de coches, me se todos los trucos, así que sigue leyendo para saber qué debes mirar a la hora de comprar un vehículo (coche o furgoneta) de segunda mano, para no salir mal parado.

En los puntos siguientes te damos una idea de cuánto puede costar cada posible avería (en España), siempre con mano de obra incluida y teniendo en cuenta que los precios pueden variar según el modelo y taller que te haga la reparación. Si eres apañado y te atreves a hacerte las reparaciones tú mismo/a siguiendo videotutoriales de mecánica, te podrás ahorrar una pasta.

Imagen
Mecánico revisando furgoneta
Revisando nuestra furgoneta en ruta. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

1. Comprobar que no ha tenido accidente o daños estructurales

Imagen
Coche con chapa destrozada con golpe estructural

Por experiencia te digo que los compraventas son expertos en el llamado "lavado de cara". Limpian a fondo el vehículo, pintan posibles desperfectos, cambian piezas, embellecedores y molduras desgastadas... y ¡tachán! El resultado es un coche precioso a la vista, pero lleno de averías internas muuuuy caras que pasan desapercibidas para la mayoría de compradores.

He visto coches con medio morro destrozado, que tras pasar por chapa y pintura parecen nuevos a la vista, pero esconden problemas graves muy difíciles de detectar que terminarán salpicando al comprador más pronto que tarde.

Para detectar posibles golpes, comprueba lo siguiente:

  1. Se puede ver claramente si una furgoneta ha sido repintada, mirando con una linterna si los pasos de rueda tienen restos de pintura. También si ves polvo pegado o incluso goterones, es señal de que han repintado.
  2. Fíjate en el color. Cuando hay piezas de chapa nuevas se nota una diferencia en el tono de una zona con respecto al resto de la furgoneta.
  3. Echa un vistazo también a las holguras en las puertas, aletas, capó... Mete el dedo para ver si hay una separación mayor de la normal (síntoma de golpe estructural y cambio de pieza).
  4. Levanta el capó y mira si tiene alguna pieza de desguace (suelen tener una marca amarilla o blanca).
  5. Comprueba si los tornillos tienen alguna marca de herramientas o si se aprecian soldaduras nuevas. Síntoma de que han tenido que hacer alguna reparación en esa zona.
  6. Se puede observar también si ha tenido algún golpe estructural fuerte, con el número de chasis. Este estará retroquelado y será distinto al original.

Quizá estos aspectos si son leves, no sean motivo suficiente para descartar el vehículo, pero sí para sacarle el tema al vendedor y ver si lo niega, se pone nervioso o qué explicación nos da. Si el golpe hubiera sido fuerte, lo normal es que haya problemas internos que no vemos y que harán que el vehículo no funcione igual.

2. Comprobar el interior y exterior en busca de signos de desgaste u óxidos

Imagen
Volante desgastado de una furgoneta
Volante desgastado de una furgoneta. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Uno de los signos más evidentes de que a la furgoneta se le ha dado un uso intenso, es el perímetro del volante. Si está limado o pelado en exceso, pero te dicen que tiene pocos kilómetros... desconfía.

Con el asiento y los pedales del conductor, ocurre lo mismo, ya que es fácil ver el desgaste. Un desgaste excesivo para el número de kilómetros que te indican puede ser síntoma de bajada de kilómetros o simplemente que el dueño anterior lo ha tratado con poco mimo.

Que no sea el principal motivo de descarte. El volante de arriba es de nuestra furgo. Estaba medio pelado cuando la compramos, pero tras comprobar kilometraje y ver que motor y resto de componentes estaban bien, la compramos igualmente.

Con el tema óxidos ya es otro asunto... Si vas a comprar una furgoneta llena de óxidos, piénsatelo dos veces, ya que repararlo es muy caro (si pagas por que te lo hagan) y tedioso (si decides hacerlo tú mismo/a).

3. Revisar el aire acondicionado

Imagen
Climatizador aire acondicionado de un coche o furgoneta

Si la furgoneta tiene aire acondicionado, no te cortes y enciéndelo durante al menos 4 o 5 minutos para comprobar que funciona bien. De no ser así, habla con el vendedor para que lo arregle antes de la venta.

Si te dice que el problema es que no tiene gas y te rebaja el precio para que lo arregles tú, cuidado. La avería puede ser:

  • Que efectivamente tenga pérdida de gas por un poro o manguito (unos 60€).
  • Que el compresor esté roto por lo que el motor del aire no encenderá (no lo oirás). Si es esto, la reparación cuesta en torno a los 800€.
  • También puede que el condensador esté en mal estado. En este caso si se encenderá el motor, pero no saldrá aire frío (de ser así, prepara unos 300€).

Además, ten en cuenta que el sistema de aire acondicionado se considera desgaste y no está cubierto en ningún caso por la garantía.

Si el aire funciona bien, pero huele mal, puede ser porque esté sucio el filtro de antipolen. Se debería cambiar cada 15.000 o 30.000km pero hay quién no sabe ni que existe. No es grave y cambiarlo te costará unos 70€ (de 15 a 30€ el filtro en sí mismo + la mano de obra).

Imagen
¿Cómo cambiar el filtro antipolen de una furgoneta?
Filtro de antipolen sucio VS filtro limpio. Foto de @autoblazmotor (Todos los derechos reservados)

4. Chequear el desgaste de los neumáticos

Imagen
Revisar el desgaste de los neumáticos
Revisar el desgaste de los neumáticos. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Agáchate y toca los neumáticos, sin miedo. No cuesta lo mismo un vehículo con las ruedas recién cambiadas y con muchos kilómetros por delante, que uno con los neumáticos al límite.

Revisa que no hay un lado más gastado que el otro, que no estén caducados ni deformados (los amortiguadores pueden tener algo que ver en esto, aunque lo veremos en otro punto) y comprueba que el volante no mimbree mientras conduces, lo que puede deberse a un mal equilibrado.

Este video te será de gran utilidad: ¿Cómo comprobar el estado de los neumáticos?

No son aspectos graves, ya que el cambio de neumáticos es algo que tendrás que hacer tarde o temprano, pero puedes usar el argumento para negociar una bajada de precio.

5. Detectar un embrague en mal estado

Imagen
Pedales de furgoneta con embrague en buen estado
Pedales de furgoneta con pedal de embrague en buen estado vivirnoescaro. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

A la hora de comprar un vehículo de segunda mano es súper importante que no te quedes con la parte visible y solicites al vendedor una prueba de conducción donde puedas detectar posibles averías ocultas.

Puedes empezar por el embrague. Un embrague en mal estado es una avería costosa así que pónlo a prueba siguiendo estos pasos:

  1. Circula en tercera marcha (bajo de revoluciones) y acelera fuerte. Si ves que las revoluciones del motor suben pero la velocidad no sube a la vez que pisamos el acelerador, se dice que el embrague patina. Implica cambio inmediato.
  2. Pon el freno de mano con el coche parado, mete la tercera marcha y ve soltando el embrague poco a poco. Si el coche se cala, estupendo. Es lo que debería hacer. Si no se cala, mala señal. Mira otras opciones. Si tarda en hacerlo, el embrague puede que esté tocado, pero aún te puede durar un tiempo según los kilómetros que preveas hacer.
  3. Si mientras conduces, notas un olor a quemado al cambiar las marchas (como de pastillas de freno), sí, el embrague está a punto de dejarte tirado.
  4. Si pisas el pedal de embrague y notas que va duro, puede ser que esté en mal estado o ser el cable del embrague (que es una avería barata: 100€ más o menos). También puede ser problema del cojinete hidráulico del embrague (dependiendo de la furgoneta, 300€ de reparación no te los quita nadie). Para cambiar el cojinete hay que desmontar la caja de cambios, así que ya puestos, aprovecha y cambia el embrague también.
Imagen
Disco de embrague nuevo
Un disco de embrague nuevo

Los precios del cambio de embrague, son muy distintos:

  • Si la furgoneta no tiene volante motor (sin bimasa, es decir monomasa), cambiarlo te puede costar desde los 300€ con mano de obra incluida.
  • Cambiar un embrague con volante de motor (con bimasa), hará que la broma suba a los 800€ con mano de obra incluida, y de ahí para arriba dependiendo del vehículo, ya que cada marca y/o taller estipula su precio...

6. ¿Suspensiones en mal estado?

Para comprobar el estado de las suspensiones delanteras conduce pasando por zonas con baches y afina el oído en busca de posibles ruidos metálicos. ¿Los oyes? Suelen ser las copelas que están en mal estado (entre 100 y 150€ por cada lado).

Algunos síntomas de suspensiones en mal estado son:

  • Si al conducir por baches, notas que la furgoneta rebota demasiado o rebota lentamente.
  • Si en carretera, al coger curvas, notas falta de estabilidad. Una sensación como si fueras en un barco.

Cambiarlas te puede salir a 350€ por eje.

7. Revisar la dirección

Imagen
Líquido de dirección Autoblazmotor y vivirnoescaro
Líquido de dirección. Foto de @autoblazmotor (Todos los derechos reservados)

Para comprobar que todo esté en orden con el sistema de dirección, estando parado con el motor en marcha, gira el volante hacia un lado primero hasta su máximo y hacia el otro después. Si escuchas un "clack" o sonidos metálicos, es posible que la cremallera de dirección esté en mal estado.

En la mayoría de los casos, se deberá a un mal mantenimiento del vehículo. Levanta el capó y mira si el nivel del líquido de dirección está bajo. De no ser así, reparar esta avería, te costará al menos 300 y 400€, dependiendo del vehículo y marca.

8. ¿Cómo comprobar que el motor está en buen estado y no tiene culata?

Imagen
Depósito del anticongelante en buen estado
Depósito del anticongelante en buen estado, sin culata. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Revisar el motor es una de las cosas más importantes que no puedes pasar por alto, porque una avería de este tipo es especialmente cara. Hay fallos que no son visibles y no podrás detectar, pero otros que sí.

Uno de los más comunes (y más caros) es la avería conocida como "culata", que consiste en que se mezcla el aceite del motor con el anticongelante y acaba provocando una avería seria en el motor. Su reparación supone un desembolso de entre 1.200€ y 3.000€.

Pero, ¿cuáles son los síntomas de tener culata?

  1. Levanta el capó y echa un vistazo al depósito (vaso de expansión) del anticongelante. Si no tiene su color habitual (rosa, verde, azul o rojo, según el color del líquido anticongelante usado), y sí tiene un color tirando a marrón, con aspecto terroso... descarta la compra.
  2. Con el motor en frío, mete el dedo dentro del depósito de anticongelante y mira si salen restos de aceite o el líquido tiene textura como de mayonesa. Si es así, la furgoneta tiene culata bien avanzada. Descártala.
  3. Si el motor está calentito, no podrás meter el dedo, así que otra opción es sacar la varilla del nivel de aceite y comprobar que no tenga gotitas de agua del anticongelante.
  4. Observa que el vaso de expansión (depósito de anticongelante) no este bajo. Si es así, puede que simplemente tengas una fuga en algún manguito (desde 70€ la reparación) o una fuga en la bomba de agua. De ser esto último, tendrás que cambiar todo el kit de correa de distribución (si lo lleva) más la bomba de agua. Esta avería con mano de obra incluida, dependiendo del vehículo, te costará entre 400 y 700€.
  5. Si en conducción, detectas que el nivel de temperatura del motor está mas alto de lo normal, puede ser culata (aunque podría ser simplemente un sensor del termostato). Sea como sea, no es buena señal.
  6. Si observas que sale agua (anticongelante) por el tubo de escape y notas que el motor tiembla más de lo normal es que le falla algún cilindro, la avería suele ir desde los 600€ hasta 4000€ dependiendo de la gravedad.

9. Solicitar el Informe del vehículo

Para nosotros, es otro paso imprescindible. Un informe del vehículo te dará mucha información sobre aspectos tan importantes como:

  • El número de titulares que ha tenido (si tiene muchos en poco tiempo, desconfía).
  • El histórico de inspecciones y revisiones con cotejo del kilometraje en cada revisión,
  • La situación administrativa: si tiene impuestos pendientes, si ha sido robado o desguazado...
  • Y muchos más aspectos.

No dudes en pedirle al vendedor el número de bastidor. Está obligado a dártelo y lo necesitarás para solicitar el informe (aunque con el número de matrícula también se puede). Te recomendamos echar un vistazo al siguiente artículo donde encontrarás toda la información sobre este tema, con video explicativo: Dónde y cómo solicitar el Historial del Vehículo.

Imagen
Dónde está el número de bastidor o VIN

Este tipo de informes tienen un coste bajo (menos de 10€) por lo que merece la pena la inversión. Además, si tienes varias opciones en mente, en algunas empresas como Carfax, te saldrá más rentable comprar un paquete de 5 o 10 informes, lo que abarata el precio por informe.

¿Cuando solicitar un informe?

  1. Cuando aún no has visto el vehículo pero está en una comunidad autónoma diferente a la tuya y te sale más rentable solicitar el informe para descartarlo o no, antes de asumir el gasto de desplazamiento.
  2. Cuando ya has visto el vehículo y estás decidido a comprarlo. Es el último paso antes de dar una señal, para evitar sorpresas.

Nos pasó cuando buscábamos furgoneta. Encontramos una que nos gustó y un señor nos decía que era su primer propietario y que la vendía por jubilación. Tras pedir el informe, descubrimos que la furgo había pasado por 4 manos distintas en muy poco tiempo... Evidentemente, no la compramos.

10. Pedir libro de mantenimiento con histórico de revisiones

Importante también que el vendedor te facilite el libro de mantenimientos para poder comprobar que se han hecho las revisiones como corresponden.

11. ¿Garantía? ¡Siempre!

Tanto si el vendedor es compraventa, concesionario o particular, por ley, tienen que darte garantía. Especificada en el contrato y reflejada por escrito. Estos son los mínimos:

  • Particular: 6 meses de garantía.
  • Compraventa: 12 meses de garantía, aunque negociando hay quien da 24 meses.
  • Concesionario oficial: Mínimo 12 meses de garantía, más lo que quiera añadir la marca en función de su política.

Esta garantía suele cubrir solo motor y caja de cambios. Las piezas de desgaste no estarán nunca cubiertas.

-------------------

Imagen
Tienda los mejores productos para el coche Autoblazmotor

 

 

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad. Aparte de todo lo que contamos aquí, ten en cuenta que hay muchas otras averías que pueden no ser visibles en el momento de la compra y salir a los pocos meses, así que siempre, comprar un coche de segunda mano tendrá sus riesgos... Bajo nuestro punto de vista, el ahorro de precio, hace que compense.

Imagen
Mecánico de confianza

Si estás un poco pez en el tema, siempre es bueno pedir a un amigo que entienda algo del tema o a un mecánico de confianza que te acompañe a ver la furgoneta antes de decidirte. Porque 4 ojos ven más que 2.

¡Cuéntanos! ¿Has tenido algún problema con la compra de un coche o furgoneta de segunda mano? ¿Algún aspecto más que consideras necesario revisar antes de la compra? ¡Cualquier aportación, es siempre bienvenida!

¡Comentar es gratis! ;) Y siempre se agradece...

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Pareces humano pero... ¡demuéstralo! No queremos robots en nuestra web...
2 + 13 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Comparte!