Pasar al contenido principal

Lisboa, capital de Portugal, es una ciudad que no defrauda. Llena de vida y color, Lisboa es un destino ideal tanto si buscas un viaje cultural como si te apetece más algo de playa e incluso como destino gastronómico. Sí, porque en cualquier lugar de Portugal se come de maravilla, y Lisboa no iba a ser la excepción.

1. Imprescindibles en la ciudad de Lisboa

Lisboa tiene mucho que ofrecer al visitante, pero en este apartado nos vamos a centrar en lo más importante que ver y hacer en Lisboa en tan solo un fin de semana (2-3 días). La ciudad tiene mucha vida, pero no es muy grande, así que si te organizas y compras el billete de transporte público 24h del que te hablamos más abajo, podrás conocerla en poco tiempo. Si buscas entrar en cada museo, iglesia o lugar de interés, necesitarás más tiempo, claro.

1.1. Barrio de La Baixa: centro de la ciudad

Imagen
Plaza del Marqués de Pombal en Lisboa (Portugal)
Plaza del Marqués de Pombal en Lisboa (Portugal). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

El Barrio de la Baixa es uno de los centros neurágicos de la ciudad y destaca por sus grandes plazas.

Empezamos el recorrido en la Plaza del Marqués de Pombal. Para una buena vista de esta plaza, puedes acercarte al Mirador Parque Eduardo VII.

Desde este plaza, parte la Avenida de la Libertad (Avenida da Liberdade), con sus jardines en el centro y protegida por grandes edificios antiguos y hoteles de 5 estrellas. Se encuentran en ella los principales comercios de lujo de la ciudad. Ya sabes, las típicas tiendas de marcas aptas solo para el bolsillo de unos pocos privilegiados. Tardarás unos 15 o 20 minutos en recorrerla a pie hasta llegar a la Plaza de Restauradores, donde termina la avenida.

Un poco más adelante encontrarás la conocida como Plaza do Rossio (ahora llamada Plaza Dom Pedro IV). Bajo nuestro punto de vista, es una de las plazas más bonitas de Lisboa, con su suelo empedrado y su estatua en el centro en honor a Don Pedro IV (un rey de Portugal).

En los alrededores de la plaza se encuentran el Teatro Nacional, la estación de Rossio y la Iglesia de Santo Domingo (conocida como la iglesia quemada porque sufrió un incendio en 1959 y por dentro, aún mantiene su aspecto calcinado, lo que la convierte en un lugar curioso que visitar en la ciudad, y además gratis).

Imagen
Plaza do Rossio en el Barrio La Baixa - Lisboa (Portugal)
Plaza do Rossio en el Barrio La Baixa desde el Mirador de Santa Justa - Lisboa (Portugal). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Si continuas bajando todo recto, llegarás al Arco de la rua Augusta o Arco del Triunfo de Lisboa. Este arco se comenzó a construir en 1755 tras el Gran Terremoto de Lisboa, como símbolo de la reconstrucción de la ciudad. Cuenta también con un mirador al que se puede subir por 2,5€.

Imagen
Arco da Rua Augusta y Plaza do Comercio en Lisboa (Portugal)
Arco da Rua Augusta y Plaza do Comercio en Lisboa (Portugal). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Y atravesando el arco, la Plaza do Comercio, una imponente plaza, de las más importantes de la ciudad, con vistas al río Tajo.

Imagen
Plaza do Comercio en Lisboa (Portugal)
Plaza do Comercio en Lisboa (Portugal). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)
Imagen
Casa do Alentejo en Lisboa (Portugal)
Casa do Alentejo en Lisboa (Portugal). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Volviendo a la Plaza do Rossio, podrás acercarte a la Casa Do Alentejo.

Se trata de un restaurante que sirve comida típica de Portugal, pero lo genial del sitio es que está ubicado dentro de un palacete árabe muy bonito con sus arcos, su patio...

Funciona como restaurante y como bar de tapas, pero independientemente de que vayas a comer en él o no, puedes entrar gratis solamente a visitarlo y sacar fotos.

 

Muy cerquita, encontrarás también el Elevador de Santa Justa (5,30€ ida y vuelta o incluido en el billete de transporte 24h). Como hay mucho desnivel en la ciudad, es súper recomendable coger esta especie de ascensor para ahorrarte el pateo ya que en apenas unos segundos, el elevador te dejará en Chiado, desde donde continuamos...

1.2. El Chiado: teatros, cafés y librerías

Tras coger el Elevador de Santa Justa, lo primero es parar en su mirador para poder ver la Plaza do Rossio desde arriba.

Estarás ya en El Chiado. Se trata de un barrio de intelectuales, un barrio bohemio lleno de cafeterías con encanto, librerías, teatros... algo así como el "Montmartre" de Lisboa. En las cafeterías del barrio se reunían escritores e intelectuales de la época para sus tertulias. De hecho, en este barrio nació el famoso escritor portugués Fernando Pessoa.

Aquí se encuentra también el Convento do Carmo. Llama la atención porque está en ruinas. Sufrió graves daños durante el terremoto que asoló Lisboa en el año 1755 y ha quedado en pie como recuerdo del trágico suceso. Tiene un museo arqueológico visitable por 5€.

Imagen
Convento do Carmo - Recuerdo del terremoto de Lisboa de 1755
Ruinas del Convento do Carmo - Recuerdo del Gran Terremoto de Lisboa. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Destacan en el barrio como establecimientos históricos el Café a Brasileira y la librería Bertrand, fundada en 1972 y considerada la librería activa más antigua del mundo. Ahí es nada...

1.3. El Barrio Alto y el Mirador de San Pedro de Alcántara

El Mirador de San Pedro de Alcántara es un lugar ideal para observar La Baixa con el Castillo de San Jorge al fondo. Tiene además unos jardines muy chulos y bancos para parar un rato y relajarse.

Imagen
Vistas desde el Mirador de San Pedro de Alcántara en Lisboa (Portugal)
Vistas desde el Mirador de San Pedro de Alcántara en Lisboa (Portugal). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

1.4. Barrio de Alfama y el tranvía 28

Aunque puedes perfectamente acercarte a pie desde La Baixa hasta Alfama, también puedes hacerlo en el famoso tranvía 28, que recorre las estrechas y empinadas calles del barrio. Y ya de paso, te sacas una foto con él. Los tranvías en Lisboa son parte del encanto de la ciudad. Pequeñitos, con su característico color amarillo y ese toque vintage que tanto nos gusta. Eso sí, en temporada alta (según a qué horas), el tranvía 28 de Lisboa va repleto de gente y te puede costar encontrar asiento (o incluso subir). Un truco puede ser subir en las cabeceras de línea, donde el tranvía inicia el recorrido.

Imagen
Tranvía en Lisboa - Atractivo turístico de Portugal
Tranvía en Lisboa - Atractivo turístico de Portugal. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Al final del recorrido, subiendo a pie una cuesta empinada, te encontrarás con el Castillo de San Jorge, situado en una colina en lo alto de la ciudad, lo que lo convierte en un lugar idóneo para contemplar el paisaje.

Imagen
Mirador en Alfama en Lisboa. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)
Mirador en Alfama. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Desde aquí, recomendamos realizar el recorrido por el barrio Alfama a pie para disfrutar de sus calles.

El barrio tiene mucho que ver: la Catedral de Sé, iglesias varias, museos... que irás descubriendo durante el paseo. Hay varios miradores como el Mirador das Portas do Sol para unas bonitas vistas de la ciudad.

 
Imagen
Museo del Fado en Lisboa (Portugal)
Museo del Fado en Lisboa (Portugal). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

También en este barrio, encontrarás el Museo del Fado.

El Fado es un tipo de música tradicional de Portugal en la que una persona canta con mucho sentimiento sobre la vida. Sería algo así como el Flamenco en España.

Forma parte de la cultura de Portugal. En el museo encontrarás más sobre esta expresión artística tan particular del país, instrumentos, etc.

Pero si lo que quieres es escucharlo, tendrás la opción de hacerlo durante tu visita a la ciudad. Existen muchos locales y restaurantes en los que puedes disfrutar de un espectáculo de Fado en directo mientras cenas o tomas algo.

 

1.5. El barrio de Belém

Por supuesto, no puedes irte de Lisboa sin visitar el famoso Barrio de Belém también conocido como Barrio de los Descubridores. Está un poco retirado, así que recomendamos coger el tranvía número 15 para ir desde el centro.

Imagen
Torre de Belem en Lisboa (Portugal)
Torre de Belém en Lisboa (Portugal). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Puedes empezar tu visita en la famosa Torre de Belém. Tiene 5 pisos y puedes visitarla por unos 6€ (con descuentos para ciertos colectivos). Las vistas desde arriba están bien, pero para nosotros no merece la pena ya que lo bonito es admirarlo desde fuera.

Justo enfrente de la Torre de Belém, encontrarás el Monumento a los Descubridores (Padrão dos Descobrimentos), construido en 1960 en honor al infante Enrique el Navegante.

Imagen
Monumento a los Descubridores en Lisboa (Portugal)
Monumento a los Descubridores en Lisboa (Portugal). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Es típico también visitar el Monasterio de los Jerónimos (10€ la entrada). Nosotros no lo hicimos, por lo que ya tenemos una excusa para volver...

Si quieres también, puedes probar los pasteles de Belém o pasteles de nata en la pastelería del mismo nombre que está justo enfrente del Monasterio. Dicen que es el mejor lugar para probarlos, pero en temporada alta se forma una larga cola (al menos a nosotros nos pasó), así que lo compramos en otra pastelería cualquiera, ya que lo venden en todas y cada una de ellas.

Por último, el Museo Nacional de Carruajes con carrozas que datan de los siglos XVII y XIX (entre 4 y 10€ la entrada).

Imagen
Museo Nacional de Carruajes en Lisboa (Portugal)
Museo Nacional de Carruajes en Lisboa (Portugal). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

2. ¿Qué comer en Lisboa?

Imagen
Platos típicos de Lisboa: Bacalao a la nata
Comiendo platos típicos de Lisboa: Bacalao a la nata. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

En Lisboa se come genial y lo mejor de todo, ¡a muy buen precio!

En general, en todo Portugal, comer con calidad no implica tener que dejarse un dineral... Si buscas y comparas, encontrarás decenas de lugares donde darte un festín por muy poco.

No puedes irte de Lisboa sin haber probado el Bacalao a la nata, o en su defecto el bacalao en cualquiera de sus variantes. Nosotros probamos además un Arroz de pato en la Alfama que nos supo a gloria.

 
Imagen
Pastel de nata - Portugal
Pastel de nata. Foto de @magda_ehlers_photography (Pexels)

También tienes que probar el Pastel de Belém (o pastel de nata). Quizá ya lo conozcas porque cada vez es más fácil encontrar estos pasteles en cualquier supermercado normal y corriente (al menos en España). Si vas a Lisboa, lo verás en cualquier pastelería, pero el sitio típico donde comerlo, como ya hemos comentado más arriba, es en una pastelería que se encuentra en los alrededores de la Torre de Belém.

 
Imagen
Probando un chupito de Ginja en A Ginjinha (Lisboa)
Probando un chupito de Ginja (licor de guindas) en A Ginjinha (Lisboa). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Existe además una bebida típica de color rojizo llamada Ginja. La Ginja es un licor de guindas de la zona: el aguardiente de Lisboa. Puedes encontrarla en un pequeño local llamado A Ginjinha situado cerca de la plaza do Rossio donde la venden en botellas o en chupitos si solo quieres probarla sin gastar demasiado (1,40€ el chupito). Es dulce pero fuerte a la vez (algo más de 20º de alcohol).

Y volviendo al tema comida y restaurantes... tenemos que hacerte una ADVERTENCIA SI TE SIENTAS A COMER EN UN RESTAURANTE EN PORTUGAL, que te salvará el bolsillo. Sí, en mayúsculas para que no lo pases por alto.

En Portugal, es costumbre que cuando te sientas en un bar o restaurante, salga el camarero con algún aperitivo (o varios) que te pondrá encima de la mesa. La reacción natural es echarles mano sin pensar, sobretodo si vienes de España u otros países donde los aperitivos y tapas gratis son lo habitual. Pero en Portugal funciona diferente.

Esos aperitivos no son gratis, solo que aún no lo sabes. Te los cobrarán al final de la comida o cena. No con el ánimo de estafarte, sino porque allí funciona así. Así que, ¡consejo! Antes de comértelos, pregunta si son gratis y si no lo son, entérate del precio para no llevarte sorpresas cuando llegue la hora de pagar. Si no te apetece o no te viene bien el gasto extra, directamente puedes dejar el aperitivo sobre la mesa, sin tocarlo, y no te lo cobrarán.

Otros dos sitios súper interesantes que te encantará visitar si te gusta el rollo gastronómico, son el Mercado da Ribeira y el Mercado do Campo de Ourique. Están en la misma ciudad de Lisboa y son lugares con mucha vida donde tomarte unas cervezas o vinos y disfrutar Lisboa a través del paladar. En estos mercados encontrarás comida más gourmet, por lo que el precio sube con respecto a otros lugares de la ciudad.

3. ¿Cómo moverse por la ciudad de Lisboa?

Lisboa, es una ciudad fácil para moverse en transporte público.

Imagen
Estación de tren de Rossio / Restauradores en Lisboa (Portugal)
Estación de tren de Rossio / Restauradores en Lisboa (Portugal). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Lisboa en Tren

La ciudad cuenta con varias líneas de tren que salen desde el centro de la ciudad (principalmente las paradas de Restauradores/Rossio y Cais do Sodre), que te vendrán genial para visitar otros sitios de interés cercanos a Lisboa como Cascais, Estoril o Sintra.

 

Lisboa en Metro

Por otro lado, tiene una red de metro con 4 líneas. Debido a su estructura de calles estrechas y empinadas, no es la mejor forma de moverse por las zonas turísticas, ya que apenas hay unas pocas paradas en zonas de especial interés turístico. Te vendrá bien sobretodo si te alojas fuera del área de turisteo o para venir del aeropuerto.

Para poder usarlo, necesitas sacarte antes la tarjeta Viva Viagem, que puedes comprar en las mismas máquinas del metro por 0,50 céntimos e ir recargándola.
 

Imagen
Tranvía número 15 - Lisboa (Portugal)
Tranvía número 15 - Lisboa (Portugal). Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Lisboa en Tranvía

Por último, para moverte por la ciudad, lo mejor es coger un tranvía. Los imprescindibles son el tranvía número 15 (que te lleva del centro a Belém) y el tranvía número 28 (que recorre La Baixa, Alfama...).

 

Llegar a Lisboa en Avión

Lisboa además está muy bien conectada en avión con las principales capitales europeas. Volar desde España a Lisboa es especialmente barato. El aeropuerto de Lisboa se llama Aeropuerto da Portela y está a 7km de la ciudad.

Las formas más baratas para llegar al centro desde el aeropuerto de Lisboa son en autobús (el 744 te deja en Marqués de Pombal) o en la línea roja de metro, haciendo un trasbordo para ir al centro (tardarás unos 20 minutos).

 

Lisboa en coche

Por último comentarte que Lisboa no es la mejor ciudad para visitar en coche, pero si vas con él porque estás recorriendo otras zonas del país, ten en cuenta que algunos peajes en Portugal funcionan de forma diferente a España. Son los peajes electrónicos que te detectan tu matrícula cuando pasas y te descuentan de tu cuenta el importe que corresponda. Lo más fácil es sacarse las tarjetas Toll Card o EasyToll. La Toll Card funciona como tarjeta prepago en la que metes el dinero que calculas que puedes gastar en pejaes y de ahí te van restando el consumo. La EasyToll te lo cobra directamente de tu tarjeta de crédito.

Si no te has sacado estas tarjetas para pagar peajes, puede que te llegue una multa a tu vuelta... Puedes sacarla por Internet antes de llegar o en algunos de los puntos fronterizos entre España y Portugal.

4. Lisboa más barata con descuentos

En muchos monumentos de la ciudad, hay descuentos para personas mayores, desempleados, estudiantes, familias numerosas... No tengas vergüenza y pregunta en cada sitio que vayas si perteneces a alguno de estos colectivos, ya que sumando descuentos, tu viaje te saldrá mucho más barato.

También, si tu idea es entrar a muchos lugares de pago, puede que te salga a cuenta la Lisboa Card. Se trata de una tarjeta que puedes comprar para 24, 48 o 72h y que te da acceso gratuito e ilimitado a las principales líneas de transporte de la ciudad (incluso a los trenes que van a los principales puntos turísticos de fuera) y a algunos monumentos, edificios y museos.

Imagen
Visitar ciudades a pie de forma low cost
Tras "patearnos" la ciudad en nuestra visita low cost a Lisboa. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Depende de lo que vayas a visitar, te saldrá rentable o te saldrá cara... En Lisboa muchas cosas son de pago, pero los importes en general no son elevados. Por eso, antes de comprarla, házte un listado de en qué lugares prevees pagar entrada, suma los precios de todos, mira lo que incluye la tarjeta en su web y calcula si te sale rentable.

Pero si prefieres un viaje Low Cost, en la mayoría de los sitios puedes ahorrarte la entrada. Para nosotros, lo más bonito de Lisboa es lo que ves desde fuera. De hecho, nosotros personalmente apenas entramos en ningún sitio, y aún así disfrutamos muchísimo de la ciudad. Además de esta manera, siempre tienes una excursa para volver ;)

Por último, el día o días que preveas moverte mucho en transporte público, te va a salir muy rentable comprar un billete de día con el que puedes hacer viajes ilimitados durante 24h desde el momento en el que se hace el primer uso y que hay que validar en cada viaje. Cuesta 6,40€ (o 10,60€ si quieres que te incluya también algunos trenes hacia fuera de la ciudad) e incluye la entrada al Elevador de Santa Justa, cuya entrada ya es cara, por lo que el día que preveas cogerlo, te saldrá muy rentable.

Nosotros aprovechamos el día del billete 24h para coger el tranvía 15 a Belém, subir al Elevador y montarnos en el tranvía 28, así que nos salió genial.

5. Imprescindibles en los alrededores de Lisboa

Y si tienes algunos días extra para tu visita a la cuidad, no te pierdas los siguientes lugares imprescindibles en los alrededores de Lisboa que merecen, y mucho, una visita.

 


Como siempre, esperamos que este artículo te haya sido de utilidad. Si ha sido así, siempre se agradece un comentario.

¡Comentar es gratis! ;) Y siempre se agradece...

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Pareces humano pero... ¡demuéstralo! No queremos robots en nuestra web...

Comparte!