Pasar al contenido principal

Un año viviendo en una furgoneta de 4m2. Parece mentira, pero sí. Llevamos 365 días viviendo en una furgoneta pequeña, que nosotros mismos hemos camperizado de una forma económica. 365 días recorriendo parte de Francia, Italia, Alemania y España, claro.

Si te estás planteando dar el paso e irte a vivir a una furgoneta o autocaravana a tiempo completo, te vamos a contar cosas que tienes que saber de este tipo de vida (con lo bueno y con lo malo). Te lo vamos a contar desde nuestra experiencia y cómo ha sido para nosotros la realidad de vivir en furgoneta como forma de vida, sin ser millonarios ni tener la vida resuelta.

Más abajo te contamos TODO. Si quieres verlo de forma más visual, no te pierdas nuestro video resumen: 365 días viviendo en 4m2, donde te contamos esto y te enseñamos algunos de los mejores sitios que hemos podido recorrer en nuestra casa con ruedas:

1. Aprender a vivir con menos y deshacerte de lo que no necesitas

Imagen
Mudanza a una furgoneta camper
Yo eligiendo que ropa me llevo. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Esto es lo primero que tendrás que hacer. Independientemente de si te mudas a una furgoneta más grande o más pequeña, el espacio nunca será igual que una casa... así que el primer paso será elegir. ¿Qué es lo imprescindible? ¿Realmente necesito esto?

Cuando nos mudamos a nuestra furgo, lo primero que tuvimos que aprender, fue a soltar. ¡Increíble la cantidad de porquería sin utilidad que habíamos acumulado en nuestra vida! Ropa que apenas nos poníamos, objetos sin utilidad, trastos varios…

Aunque costó, lo cierto es que desprendernos de objetos y cosas materiales, fue una gran liberación.

Nosotros nos quedamos solamente con objetos de valor sentimental, que dejamos en una caja en casa de un familiar. Todo lo demás, lo vendimos de segunda mano, lo reciclamos, regalamos o tiramos a la basura. ¿Y sabes? Después de un año, no hemos echado de menos ni una sola cosa. Incluso a veces, creemos que llevamos demasiado en la furgoneta, y de vez en cuando, nos desprendemos de algo más.

2. Primeros días viviendo en furgoneta: adaptarse al espacio y al cambio

Imagen
Ducha casera DIY portátil de quita y pon en una furgoneta camper
Nuestra ducha de quita y pon en nuestra furgoneta camper. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Una vez te mudas, empieza el momento clave que marcará el resto del viaje: adaptarse al nuevo espacio. Pasar de vivir en un piso o en una casa a hacerlo en un espacio taaaan pequeño, puede resultar complicado para mucha gente. Así que antes de dar el paso... recomendamos que pruebes a ver si te encaja.

Si no tienes furgo, puedes alquilarte una para un fin de semana o pedírsela prestada a algún amigo que quizá la tenga.

Nosotros ya llevábamos tiempo viajando sobre ruedas. Primero en esta misma furgoneta sin camperizar (solo con un colchón en el suelo) y con eso nos bastó para saber que no necesitábamos mucho más. Por eso, adaptarnos al espacio, no nos costó nada. Fue raro la verdad, pero en muy poco tiempo, ya sentíamos que nuestra furgo, era nuestro hogar.

Un consejo si te agobias es que te acostumbres a abrir la puerta lateral cuando estés dentro o quitar la cortina, para poder ver el mundo exterior y tener la ilusión de que el espacio es mucho más grande.

Porque aunque la furgo sea pequeña, el patio será inmenso... ;)

3. Cocinar y comer en una furgoneta camper

Imagen
Cocinando en furgoneta camper
Alex cocinando en nuestra furgoneta camper. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Mucha gente cree que al vivir en una furgoneta, comemos siempre de latas o bocadillos... ¡pero nada más lejos de la realidad!

Nos encantó descubrir que podemos comer igual de bien que en una casa convencional. ¡En serio! Cocinar en una furgoneta camper, no tiene por qué limitarte. Para nosotros ha sido al revés: al tener más tiempo libre, dedicamos más tiempo que antes a cocinar y probar nuevos platos.

Hemos cocinado desde empanadillas caseras, hasta cremas y purés. Hemos hecho pizzas y pan casero, y también pastas variadas, arroces, ensaladas, guisos y lo que se te ocurra. ¡Hasta palomitas en la sartén!

Para cocinar en una furgoneta camper, solo necesitas un camping gas (con uno o varios fuegos, da igual), una bombona o cartucho de gas, utensilios de cocina para camping (a poder ser plegables o tamaño reducido) y, sobretodo... ¡ganas de comer! De estas últimas nos sobran :)

4. Vivir en furgoneta no es lo mismo que estar de vacaciones

Imagen
Consejos cómo teletrabajar en furgoneta camper o autocaravana
Yo teletrabajando desde nuestra furgoneta camper. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Enseguida te darás cuenta de que vivir en furgoneta, no es lo mismo que estar de vacaciones.

No te dejes engañar por las redes sociales. Vivir en furgo implica pasar mucho más tiempo del que esperas realizando otras tareas como trabajar, hacer la compra, buscar agua para los depósitos, poner lavadoras, limpiar o hacer reparaciones en tu casa con ruedas.

El ritmo de vida y viaje cambia totalmente, así que relájate y disfruta del viaje con pausa.

Como quizá ya sabes, yo trabajo online para una empresa en España y Alex trabaja conmigo en este proyecto personal. Si también es tu caso, quizá te interesen estos Consejos para teletrabajar desde una furgoneta camper o autocaravana.

5. Gestionar problemas e imprevistos fuera de tu zona de confort

Imagen
Mecánico revisando furgoneta
Alex revisando el motor de nuestra furgoneta camper. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Sí, si vives en una furgoneta a largo plazo (solo si lo haces viajando, sin tener un lugar fijo donde estar), tarde o temprano tendrás que hacer frente a ciertas situaciones de la vida. Situaciones que ocurren en una vida con o sin ruedas, pero que al estar en movimiento, son más difíciles de solucionar.

Dependerá de tu actitud ante ellas el que este tipo de vida te resulte maravilloso, o un verdadero infierno… Tendrás que afrontar cualquier imprevisto fuera de tu zona de confort, apañártelas con el idioma y buscar soluciones a problemas como no encontrar cubos de basura, días de lluvia y mal tiempo en los que la batería auxiliar de tu furgo se queda al límite… y reparaciones mecánicas y el gasto que conllevan. Cómo no…

Por ejemplo, Alex tuvo un dolor de muelas en Huesca, justo antes de cruzar a Francia, y esto nos hizo tener que modificar la ruta prevista para esos días y pasar más tiempo del que esperábamos en la provincia.

Tuvimos que buscar dentistas por la zona y rezar por dar con uno bueno... y barato. Y como este, otros tantos imprevistos.

En Francia tuvimos una avería mecánica con el FAP de la furgoneta. Como Alex ha sido mecánico muchos años, lo reparó el mismo, pero nos tocó recorrernos talleres en busca de la pieza, y hacernos entender con el idioma.

Ten en cuenta también que en función del país o países en los que preveas estar, la vida en furgoneta será más fácil o más difícil. Por ejemplo, en la zona norte de Italia puedes tener problemas para tirar la basura y en ciertas zonas de Alemania, te costará encontrar lavanderías autoservicio donde hacer la colada.

Problemas a los que tendrás que adaptarte y solucionar sobre la marcha.

6. Adaptar el viaje a los ingresos o ahorros que se tengan

Imagen
Pernoctando con vistas al mar en furgoneta camper (Alicante)
Pernocta gratis en Alicante. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Un punto que nos parece vital para poder llevar este tipo de vida, es adaptar el viaje a tus ingresos, sean mayores o menores.

Nosotros cambiamos el chip en cuánto al tipo de sitios a visitar. Porque enseguida nos dimos cuenta de que una vida en modo turista 365 días al año, no es asumible a largo plazo (no para nosotros).

Si antes en vacaciones comíamos siempre en restaurantes, ahora cocinamos siempre en la furgo. Si antes dormíamos siempre en campings, ahora elegimos pernoctar gratis. Si antes entrábamos a todos los castillos y catedrales, ahora visitamos solo sitios que no cuestan dinero o elegimos el día en el que visitarlos es gratis…

¿Y sabes? Disfrutamos igual. Nosotros aprendimos que no pasa nada. Que es mejor adaptar el viaje a los ingresos o ahorros que tengamos, que quedarnos sin viajar.

Aún con poco dinero, vas a disfrutar igual de pequeños pueblos con encanto, paseos y rutas de senderismo por la naturaleza, eventos al aire libre… Porque como siempre decimos: las mejores cosas de la vida son gratis (o casi). ¡De verdad que lo son! Un beso, un abrazo, una sonrisa, una cerveza en el parque y unas risas junto a los amigos…

Echa un vistazo a este artículo donde te hablamos más sobre Cómo vivir viajando sin ser rico.

7. El clima: la peor parte de vivir en furgoneta

Imagen
Vivir y viajar en furgoneta camper
Sobreviviendo al verano en una furgoneta camper. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Otra cosa que no es fácil viviendo en una furgoneta camper o autocaravana, son los días de calor extremo… Y mucho peor aún, ¡los temporales de lluvia y granizo! Huir de posibles inundaciones, es otra de las peores partes de este tipo de vida.

Para esto, nosotros usamos un par de aplicaciones que nos alerta de posibles lluvias torrenciales y nos permiten "huir" del lugar si preveemos que la cosa puede ponerse fea. Son Rain Alarm y Meteoblue.

Para el calor, no queda otra que buscar sombras y seguir estos consejos para sobrevivir al calor y al verano en furgoneta camper.

8. Viajar solo o acompañado

Imagen
365 días viviendo en una furgoneta camper
Nosotros viajando en nuestra furgoneta camper. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Algo importante en cómo sea tu experiencia, es si viajas solo o acompañado. Porque no es lo mismo ir solo, que ir en pareja, con niños o con mascotas.

Para nosotros, buscar soluciones juntos o apoyarnos si alguno tiene un día de bajón, es muy importante para que este tipo de vida nos funcione. Mucha gente no entiende que podamos vivir los dos en un espacio taaaan pequeño sin matarnos el uno al otro. Pero la verdad es que hacemos muy buen equipo y lo llevamos muy bien. Discutimos, claro. Pero igual que lo hacíamos en nuestra vida anterior.

Si viajas solo, la experiencia será diferente, pero no peor. Hay tantísimas personas viviendo este tipo de vida que, si pones un poco de tu parte, conocerás más gente de la que hubieras imaginado.

9. Restricciones a viajeros sobre ruedas

Imagen
Señal de prohibido autocaravanas y campers
Cartel prohibido autocaravanas en la playa. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Otro tema con el que tendrás que lidiar en este tipo de vida, es el hecho de que en muchos sitios no somos bienvenidos. Encontramos muchos carteles de prohibido autocaravanas y muchas restricciones para viajeros sobre ruedas.

¿La solución? Marcharte y buscar sitios menos masificados donde sí te quieran. El mundo es tan grande que siempre es posible elegir quedarse donde uno sea bien recibido.

¿Aquí no me quieres? Pues me voy a hacer gasto al pueblo de al lado.

Algo que hacemos habitualmente es comprar el pan o poner gasoil en los pueblos donde habilitan áreas gratuitas de autocarvanas. Es una forma de agradecerles el gesto y devolverles de alguna manera la inversión que hacen sus ayuntamientos para acogernos.

10. Lo mejor de vivir en furgoneta a tiempo completo

Imagen
Ruta de senderismo en Puente Pumar (Cantabria)
Descubriendo sitios nuevos en nuestra furgoneta camper. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Pese a todos los problemas, cambios, aprendizajes o adaptaciones que tuvimos que hacer, vivir en una furgoneta nos compensa.

Para nosotros lo mejor es que nos permite conocer un lugar diferente cada día al terminar nuestras tareas. Porque no es lo mismo salir de trabajar y pasear por nuestro barrio de siempre, que terminar de trabajar y encontrarse al lado de sitios nuevos cada día.

Los paisajes, la gente que conoces por el camino, la libertad y tranquilidad que da este estilo de vida, hace que para nosotros sea la mejor decisión que hemos tomado nunca.

11. Conclusión tras 1 año viviendo en furgoneta: ¿y ahora qué?

Imagen
Relax tranquilidad y libertad viviendo en una furgoneta camper
Relax tranquilidad y libertad viviendo en una furgoneta camper. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Aunque a algunos les pueda costar creerlo… ¡estamos muy agusto en nuestros 4m2! ¡En serio! Tanto, que tras este año tan intenso en el que nos ha pasado de todo, nos resulta imposible imaginarnos de nuevo en una vida convencional.

Ha sido una experiencia que nos ha cambiado. Un viaje de ida, pero nunca de vuelta. ¿Próximo destino? ¡La vida misma!

Te puede interesar...

Comparte!