Pasar al contenido principal

Otro tema importante cuando camperizas una furgoneta, es el tema de los cargadores tipo USB. Te vamos a contar algunos aspectos que quizá desconocías, y que te interesará tener en cuenta a la hora de elegir un cargador u otro para tu furgo. Ya tienes la batería auxiliar, la placa solar y quizá un inversor para usar aparatos a 220v, pero... ¿cómo elegir los cargadores que te permitirán usar la energía con aparatos que se conecten por USB? Entremos en materia.

Evolución y tipos de USBs

Un USB (Universal Serial Bus) es un puerto estandarizado, que sirve principalmente para transferir archivos y para cargar un dispositivo como un móvil, un powerbank, una cámara de fotos...

Fue desarrollado por Ajay Bhatt de Intel junto con otros desarrolladores de HP, Microsoft y APPLE. Los USBs aparecieron en 1994 inicialmente como USB 0.7, 0.8 y 0.9 aunque no se dieron a conocer a todo el público hasta finales del año 1996.

Funcionan a 5 voltios, pudiendo variar su intensidad (en amperios, Ah), lo que marcará su velocidad de transferencia y carga.

Imagen
Cargadores de USB en furgonetas camper
Panel de cargadores USB y mechero. Foto de @vivirnoescaro (Todos los derechos reservados)

Veamos los diferentes tipos de USB y su evolución y velocidades para poder entender mejor cuál nos interesa instalar en nuestro vehículo:

  • USB 1.0: Este tipo de USB contenía principalmente 2 ramificaciones internas (cables trenzados). Podían emitir y recibir datos pero no al mismo tiempo. Su velocidad de transferencia de archivos y de carga es lenta (entre 1.5mb/s y 12mb/s)
  • USB 2.0: Aún con 2 cables, en el año 2000 estos USBs supusieron un cambio drástico en velocidad de transferencia (480mb/s).
  • USB 3.0: Desde el 3.0 en adelante, los USBs incorporan un tercer cable que permitía emitir y recibir al mismo tiempo. Aparecieron en el año 2009 y aumentan la velocidad de transferencia hasta los 4.8gb/s. Podemos saber de un vistazo si un USB es rápido o lento por el color de sus puertos: las lenguetas de los puertos de menos rapidez suelen ser negros o blancos, pero a partir del 3.0 su color cambia y son azules o naranjas. Se les conoce también como USBs SuperSpeed.
  • USB 3.1: Su tasa de transferencia sigue subiendo hasta 10gb/s en el año 2013.
  • USB 3.2: Aparecieron en 2020, con una velocidad de transferencia de 20gb/s.
  • USB 4.0: Por último, acaban de salir al mercado los 4.0 con una velocidad de 40gb/s.

Lo puedes ver de forma gráfica en la siguiente tabla:

  Año Velocidad max. transferencia Color
USB 1.0 y 1.1 1996 12 MB/s Blanco
USB 2.0 2000 480 MB/s Negro
USB 3.0 2009 4.8 GB/s Azules o naranjas
USB 3.1 2013 10 GB/s Azules o naranjas
USB 3.2 2020 20 GB/s Azules o naranjas
USB 4.0 2021 40 GB/s Azules o naranjas

Por lo tanto, cuánto más actual sea el USB que adquiramos, menos tardaremos en transferir un archivo o en cargar un dispositivo.

El funcionamiento de todos los tipos de USB anteriores sigue siendo a 5 voltios, por lo que podemos instalarlos en cualquier vehículo sin necesidad de usar un transformador, puesto que los coches o furgonetas funcionan a 12 voltios.

¿Entonces, cuál elijo?

Cargadores de USB: ¿Cómo elegir?

  • Intensidad (Ah): Cuántos más amperios de salida te de cada puerto, más rápido se realizará la carga de tus dispositivos. Lo más recomendable hoy en día, es usar USBs que den mínimo 2.4ah de salida, lo que te permitirá cargar un smartphone estándar al completo en un par de horas, ya que la batería de la mayoría de móviles actuales ronda los 4000-5000mah. Por un poco más puedes elegir un 3.0 de carga rápida, y en una hora y media aproximadamente, lo tendrás al 100%. Si tienes una cámara de fotos compacta de 900mah, con un USB con salida 2.4ah, la cargarías en menos de media hora.
  • Potencia (W): indican la potencia máxima que deben tener los aparatos que vayas a conectar, para evitar que salte el fusible. Por ejemplo, en un cargador con máximo 18W, no podrías o no deberías conectar un aparato de 20W, por ejemplo.
  • Luces: Bajo nuestro punto de vista, los cargadores con luz son útiles, ya que te permiten ver bien la ranura del puerto USB, incluso de noche, para que no te vuelvas loco probando a enchufarlo en el aire hasta atinar.
  • Interruptor de encendido y apagado: Recomendamos elegir un cargador que cuente con interruptor, ya que te permitirá apagarlo y frenar el consumo del aparato cuando no lo estés utilizando. Hay modelos que no cuentan con él y se quedan permanentemente encendidos con una luz led de colores (azul, rojo, verde) que por poco que consuma... consume.
  • Paneles de cargadores: En el mercado encontrarás un gran abanico de paneles. Algunos integran cargadores de USB con cargadores de mechero e incluso los hay que llevan voltímetro incorporado, todo en uno. Su ventaja es que ahorras cable, ya que no necesitas llevar un cable por cada cargador, sino uno solo desde el panel hasta la batería o caja de fusibles. Ten en cuenta que si tiene para conectar varios aparatos, entre la suma de todos ellos, no deberás superar la potencia máxima que te de el panel.
  • ¿Con voltímetro?: Algunos paneles lo llevan incoorporado y te dan información sobre cómo de cargada / descargada tienes la batería a la que va conectado. Es interesante llevar uno, ya sea en un panel de cargadores, suelto o en el regulador de carga (que ya te da esa información por defecto).
  • Otras características: Simplemente comentar otras características que encontrarás y que quizá te interese, como que sean impermeables, con fusible de protección incoorporado (aunque en instalaciones fijas se recomienda poner uno aparte en caja de fusibles), con sistema anticalentamiento, empotrables...

¿Cómo instalar en una furgoneta un cargador tipo USB fijo?

Cuando instales un USB fijo para cargar en tu furgoneta, ten en cuenta el grosor o sección del cable que utilizas. En nuestro artículo introductorio a la electricidad camper encontrarás todo sobre el tema: tubo corrugado, fusibles, cómo preparar un cable, etc. También te puede interesar nuestro video de Youtube en el que os enseñamos cómo instalar un panel de cargadores tipo USB y mechero en nuestra furgoneta camper.

Ten en cuenta que a la hora de homologar tu furgoneta para la ITV, tendrás que indicar en el proyecto el número de tomas de USB fijas que has añadido.

Si no vas a homologar y quieres cargar tus dispositivos desde la batería principal cuando el motor esté en marcha, siempre puedes usar un adaptador de mechero a USB de quita y pon. Si la salida es de carga rápida, mucho mejor. Eso sí, ten en cuenta no enchufar a los mecheros por defecto del coche, aparatos por encima de los 150W, ya que las instalaciones de serie de los coches o furgonetas, vienen con cables no muy gruesos y no soportan tanta potencia. Si conectas aparatos que consuman más de lo que soporta, el fusible podría saltar y el cable se podría calentar más de la cuenta e incendiar tu vehículo.

Aparte tal vez tengas otro inconveniente y es que si te olvidas un dispositivo cargando en el mechero con el contacto puesto y el motor apagado, la batería de tu furgoneta podría descargarse por completo. Esto puede pasar en modelos antiguos de más de 14 años. Los modelos más modernos incorporan un sistema que evita que se descargue la batería principal, por ejemplo si te dejas la radio encendida o cualquier dispositivo conectado a un USB o cargador mechero. Si tú coche/furgoneta tiene más de 14  años es muy probable que no dispongas de este sistema y tengas que colocar un voltímetro en la guantera o encendedor para conocer en todo momento el estado de carga de tu batería y no tener problemas a la hora de arrancar.

Cargadores portátiles: Powerbanks

Un powerbank es "un banco de energía": una batería portátil que viene dentro de una carcasa de plástico o metal. La capacidad de un powerbank se mide en miliamperios (mah). Llevar un powerbank es una gran opción para días nublados en los que no hemos podido cargar la batería auxiliar de la furgo, ya que en muy poco espacio y por relativamente poco dinero, podemos tener una fuente externa de energía que nos permita cargar el móvil o la cámara de fotos, incluso mientras estás de excursión lejos de tu furgoneta, ya que son pequeños y los puedes llevar en la mochila.

¿Cómo podemos cargar el powerbank? Desde los puertos USB de la furgo, o conectándolo directamente mediante un adaptador de Corriente Alterna (CA) en cualquier enchufe de casa de 220 voltios.

Imagen
Power Bank cargador portátil
Powerbank. Foto de @mohamed_hassan (Pixabay)

¿Qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir un powerbank?

  • La capacidad que tiene de batería en mah, teniendo en cuenta que nunca vas a poder aprovecharlos al 100% y que con el uso de estos dispositivos se pierde entorno al 15 o 25% de los amperios por el camino. Los tienes tamaño mini desde 2.000mah hasta más grandes de unos 60.000mah que te permitirían cargar con ellos incluso un ordenador portátil.
  • Cuántos puertos de conexión tiene (uno o varios para cargar más de un aparato a la vez) y el tipo de conector según el dispositivo a cargar: tipo C, mini USB, micro conector, etc.
  • Los ciclos de carga y descarga. Como con cualquier batería, su vida útil no es infinita. Las baterías se desgastan con el uso, y lo que recién comprado te dura mucho, con el tiempo, va perdiendo capacidad. Por eso se recomienda siempre seguir las instrucciones del fabricante sobre si es mejor dejar que la batería del powerbank se agote por completo antes de recargarla.
  • Velocidad de carga: un powerbank tendrá uno o varios puertos USB, que pueden ser de un tipo u otro como comentamos más arriba. Cuántos más amperios de salida (output) tenga el USB, más rápido nos cargará nuestros dispositivos y cuántos más amperios de entrada (input), más rápido se cargará el propio powerbank.
  • Luces indicadoras de carga: suelen venir con Leds que indican el porcentaje de carga de la batería. Algunos vienen con pantalla.
  • Tamaño y el peso: sobretodo si lo vas a llevar en tu bolsillo o en la mochila cuando te vas de excursión. Algunos son muy compactos, pensados para este tipo de uso.
  • Seguridad: Aléjalo del calor. Si cargas a la vez dos dispositivos, evita poner el powerbank encima, ya que corres el riesgo de que se caliente y se estropee antes de tiempo. Evita que se pueda mojar y si lo llevas en la mochila, asegúrate que haya ventilación o puedes correr el riesgo de que explote.
  • Cables: no todos los powerbanks vienen con el cable incluido. Sí suele venir un cable para cargar los dispositivos más habituales, pero no siempre trae adaptador para conectarlo a un enchufe a 220v.
  • Otras características: existen modelos sumergibles, con sistema anti golpes, solares para ser cargados directamente con energía solar, inalámbricos... En fin, decenas de variedades para que elijas la que más se adapta a tus necesidades.
 

¡Comentar es gratis! ;) Y siempre se agradece...

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Pareces humano pero... ¡demuéstralo! No queremos robots en nuestra web...
18 + 1 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.

Comparte!